jueves, 16 de junio de 2016

¿SINTOMAS DE EMBARAZO EN EL FUTURO PAPÁ?

El llamado Síndrome de Couvade, puede aparecer en los hombres alrededor del tercer mes de embarazo o cercano al parto. La probabilidad de experimentarlo es del 10% si el embarazo es normal y del 25% si es un embarazo con riesgos.


Es un grupo de síntomas que afectan a algunos varones durante el embarazo de su pareja que se manifiesta con la aparición de los síntomas del embarazo propios de la mujer gestante. Este síndrome es una manifestación psicosomática que se presenta durante el periodo de gestación de la pareja, con síntomas similares a los presentados por ella.

Las manifestaciones se presentan en el cuerpo mediante náuseas, molestias estomacales, mareos, calambres musculares, dolores de espalda, sueño excesivo, aumento de apetito (antojos), cambios de humor bruscos, irritabilidad y/o sensibilidad. Síntomas que también se presentan en cuadros de ansiedad elevados.

Al parecer es un síndrome que se ha presentado desde civilizaciones antiguas. Existen relatos que describen como en la antigua Grecia el varón era rodeado de atenciones durante la gestación de la mujer, como si fuera él el que sintiera los síntomas de esta etapa.
Entonces, ¿qué factores desencadenan la aparición de este problema en algunos varones?

Los cambios hormonales no solo afectan a las mujeres durante el embarazo

Un estudio de la Universidad de Michigan (EEUU) ha revelado que las hormonas de los hombres que van a convertirse en padres también sufren variaciones. Se trata de un cambio biológico instintivo que prepara a los varones para adaptarse a las tareas del nuevo rol de padres.
Para su investigación, los expertos analizaron los niveles de testosterona, estradiol, cortisol
 y progesterona de muestras de saliva en 29 varones entre 18 y 45 años que estaban esperando a su primer hijo. Los resultados revelaron que la saliva de los hombres sufrió una reducción considerable de testosterona y elevado nivel de cortisol.

La testosterona es una hormona que se encarga de alimentar el impulso sexual, la agresión y la resistencia física masculina; por lo general, es más alta en los varones solteros y sin bebés; es así que cuando la cantidad de ésta disminuye en la sangre, los hombres son más propensos a adoptar roles de padre, ser más sensibles y a participar en la crianza de sus hijos. 

Por otro lado, se ha observado que el cortisol se eleva en el varón los últimos meses de la gestación de la mujer; esto está relacionado con síntomas de ansiedad (variaciones en el apetito y sueño, nauseas, calambres y dolores musculares, etc.), similares a los experimentados por una mujer gestante.

Ansiedad por la llegada del bebé

Además de variaciones hormonales que predisponen a la aparición de estos síntomas en el varón, también se adicionan cambios psicológicos y sociales que están asociados a los cambios de conducta presentados:
• Miedo por el nuevo rol de padre, preocupaciones por el aspecto económico y responsabilidad que conlleva la paternidad, en especial si se trata del primer embarazo.
• Efectos secundarios del estrés y los cambios en el estilo de vida durante la gestación de la pareja.
• Sentimientos de culpabilidad por el embarazo que podría ser de alto riesgo y la necesidad de compartir los malestares con su pareja.

• Alto nivel de empatía y deseo de estar más involucrado en el embarazo y nacimiento del bebé. De manera que el varón se solidariza de forma inconsciente con los malestares de su pareja.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario