jueves, 4 de agosto de 2016

LA CLAMIDIA, UN CAUSANTE DE PROBLEMAS DE FERTILIDAD


Autor: Biólogo Christopher Tello

Hoy por hoy, son muy frecuentes las infecciones genitales tanto en los hombres como en las mujeres. Las infecciones tanto por virus, como bacterias son de transmisión sexual.

La Organización Mundial Salud (OMS) estipula que cada día, más de 1 millón de personas contraen una infección de transmisión sexual (ITS). Indica también que en la mayoría de los casos, las ITS son asintomáticas o solo van acompañadas de síntomas leves que no necesariamente permiten un diagnóstico certero.

Son muchas los tipos de bacterias o virus que ocasionan estos problemas de infecciones. Según la misma OMS se estima que, anualmente, unos 357 millones de personas contraen alguna de las cuatro infecciones de transmisión sexual (ITS) siguientes: clamidiasis, gonorrea, sífilis o tricomoniasis. 

Más allá del efecto inmediato de la infección en sí misma, las ITS pueden tener consecuencias graves, entre ellas la esterilidad o la transmisión de infecciones de la madre al niño. Si bien todos son de importante estudio y de mucho cuidado para las parejas, mención aparte se debe tener cuidado hoy en día de la bacteria Clamidia.

Un estudio en Argentina revela que generalmente, las bacterias no se alojan en las células como los virus, pero el caso de la Chlamydia trachomatis es una excepción. Esto hace que sea más complicado tratarla, porque los antibióticos no son eficientes. En Estados Unidos, a pesar de todos los controles y del tipo de prevención que se hace, consideran que estadísticamente una de cada tres mujeres que llegó a la edad adulta tuvo contacto con la bacteria en algún momento de su vida, lo cual es una estadística  es muy considerable.

En las últimas investigaciones, esta bacteria aparece relacionada con enfermedades inflamatorias intestinales crónicas, que se pensaba que eran de naturaleza autoinmune. 

La bacteria también afecta a los hombres, pero en ellos se manifiesta con síntomas; por ejemplo, se produce un dolor al orinar. Por lo tanto, es más fácil que se den cuenta. Sin embargo, esto no deja de ser importante debido a que si la pareja entra a un tratamiento de fertilidad ambos deberían tratarse  y no se vuelva un círculo infeccioso.

Como se mencionó líneas arriba, la clamidia se transmite por mantener relaciones sexuales sin protección, pero también se puede producir el contagio al besarse o practicar sexo oral. Además, las embarazadas pueden transmitir la infección a su hijo durante el parto, si es vaginal. La bacteria puede hibernar durante años y después volver a activarse.
Los síntomas pueden aparecer entre una y tres semanas después de producirse el contagio, o al cabo de muchos meses, o incluso nunca, como sucede en la mayoría de los casos. Algunos signos de la enfermedad son: en los hombres, escozor al orinar; en las mujeres, aumento del flujo, dolores en la parte baja del abdomen.

Si la infección no se detecta precozmente, las consecuencias pueden ser muy serias. En los genitales internos se forman excrecencias (tumoraciones) que producen adherencias en los órganos y causan inflamación, dolores crónicos en el bajo vientre y, a menudo, también esterilidad.

Si las trompas tienen adherencias, los óvulos no pueden llegar al útero. Incluso si las trompas no se obstruyen, a menudo quedan tan dañadas por la infección que ya no pueden cumplir su tarea. Las mujeres afectadas no pueden tener hijos por medios naturales y a menudo solo les queda recurrir a la Fecundación In Vitro (FIV). 

En los hombres, la clamidia puede causar inflamación de los testículos y la próstata, o trastornos de la uretra. En casos aislados pueden aparecer inflamaciones en las articulaciones o en los ojos.

Otra consecuencia de la infección por clamidia si la enfermedad no se trata adecuadamente con antibióticos, el cuerpo puede desarrollar una especie de alergia a determinadas estructuras exteriores de las bacterias. En caso de alergia, después de sufrir una infección aguda por clamidia pueden aparecer más problemas, por ejemplo, enfermedades reumáticas. Además, el riesgo de aborto o de parto prematuro aumenta.

Por eso se recomienda a un chequeo de rutina y si en caso busca tratamientos de fertilidad el chequeo es constante para poder estar seguros de que no presente dichas infecciones y poder obtener un tratamiento de fertilidad exitoso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario